Saltar al contenido
Elements Cocktail Bar

Mojito Cubano

¡Ron, hierbabuena, limón, agua con gas, azúcar ! No hay nada más refrescante que el tradicional mojito.

Además de ser delicioso para un día de calor, es una preparación que no discrimina temporadas para pasar un buen rato y además tiene mucha historia de la Isla de Cuba.

Cual es su Origen?

Una de las leyendas sobre su origen cuenta que la costumbre de beber mojito inició a finales del siglo XVI por el corsario Sir Francis Drake, quien preparó la primera versión del mojito con una mezcla de aguardiente de baja calidad, azúcar, limón y menta.

El aguardiente aportaba calor, el agua diluía el alcohol, el limón combatía el escorbuto (deficiencia de vitamina C) y la menta aportaba un sabor fresco, mientras que el azúcar hacía más fácil pasar el trago amargo.

La mezcla era usada en los tiempos de la piratería para combatir males estomacales, prevenir el cólera y aliviar en algo el intenso calor de las Antillas.

Tiempo después, en la década de 1860, la producción de ron ya era más refinada, por lo que se empezó a usar un ron de mejor calidad.

Éste sustituyó al aguardiente y lo que ya en Cuba se conocía como Draquecito y se rebautizó como “Mojito”. El nombre de este trago de clase mundial proviene de la españolización de “Mojo”, un término inglés que significa mezcla.

Historia

Cuentan que a finales del siglo XVI, el afamado corsario Sir Richard Drake, subordinado del Capitán Sir Francis Drake (corsario de la corona inglesa) preparó la primera versión conocida de una bebida que llevaba aguardiente (ron crudo, sin envejecer) de baja calidad, con azúcar, lima, menta y otras hierbas. El aguardiente aportaba calor, el agua diluía el alcohol, el limón combatía el escorbuto (deficiencia de vitamina C, enfermedad típica de los marineros de entonces que pasaban meses en la mar sin tomar fruta fresca), la menta y las hierbas refrescaban, y el azúcar permitía digerir esa mezcla.

En la década de 1860, la producción de ron ya era mucho más refinada y se alejaba, lo que daba un ron de mejor calidad. Este sustituyó al aguardiente y lo que ya en Cuba se conocía como draquecito se rebautizó como mojito, antes aún de alcanzar su popularidad gracias a Ernest Hemingway quien lo bebía diariamente en La Bodeguita del Medio y donde primero se empezó a comercializar.

La hierbabuena surge del cruce entre distintos tipos de menta, de manera natural, dando lugar a una nueva, con un mejor aroma y robustez distinta. El hielo tiene, como en el caso del gin tonic, su intríngulis. En La Bodeguita del Medio, se usaba antaño hielo entero. En Cuba, en los años 1930, el hielo se servía en piedras, entero; más tarde, al universalizarse, se empezó a usar el hielo picado, entre otras cosas para que funcionase como filtro y para que las hojas se mantuvieran al fondo y no molestaran en la boca. La mayoría de los consumidores mastica la hierbabuena para mejor deleite.

SON CUBANO EN SU MÁXIMO ESPLENDOR

Sin duda, el mojito más famoso en Cuba lo resguarda La Bodeguita del Medio, de ahí  la frase célebre del escritor Ernest Hemingway: “Mi Daiquiri en El Floridita y mi Mojito en La Bodeguita”,  aunque por ahí dicen que Hemingway bebía de todo y en todos lados.

La Bodeguita del Medio abrió el 26 de abril de 1942 por iniciativas del comerciante Ángel Martínez. En este local el mojito tiene un costo de cuatro dólares, un precio inalcanzable para la mayoría de los cubanos que perciben en promedio un salario de menos de 20 dólares al mes.

Por esto, desde los años 90 los extranjeros son los principales clientes de este bar situado en la calle Emperador 207 a media hora de la Catedral de La Habana.

Hace más de 70 años, Ángel Martínez compartió sus recetas con miles de turistas y por supuesto llegaron a La Bodeguita en México, que abrió sus puertas el 23 de mayo de 1998. Desde entonces, los habitantes de la ciudad de México sacian su sed de este trago cubano en este lugar.

Hoy, Ulises Reyes, jefe de barra de La Bodeguita del Medio en CDMX, comparte su expertise en la preparación de refrescantes mojitos con esta receta:

Configuración