Saltar al contenido
Elements Cocktail Bar

Parque Rural de Anaga

La mayor de las Canarias contiene paisajes que parecen de un mundo perdido: el Teide, la agreste Punta de Teno y la laurisilva de Anaga.


El Parque Rural de Anaga es un paraíso a descubrir lentamente que concentra la mayor biodiversidad de Canarias y ocupa 14.418 hectáreas del macizo de Anaga.

Cuenta con un relieve montañoso y accidentado erosionado por la acción del viento y el agua y modificado levemente por la mano del hombre.

La máxima altura del Parque Rural de Anaga se encuentra en los 1.024 metros del pico Cruz de Taborno. El parque destaca por mantener un entorno natural en perfecto estado de conservación cuyas masas arbóreas suponen un importante recurso para el mantenimiento de los suelos y la recarga de los acuíferos subterráneos de la isla.

El Parque Rural de Anaga ocupa 14.418 hectáreas del macizo de Anaga, una de las zonas con mayor diversidad natural, cultural y paisajística de la isla de Tenerife.

Anaga fue uno de los nueve menceyatos en los que los guanches dividieron la isla antes de la conquista castellana a finales del s. XV. Su aislamiento hacía de este enclave una valiosa fortaleza natural con salida al Atlántico y terrenos fértiles para el cultivo del cereal. Precisamente, este aislamiento ha hecho que Anaga continúe preservándose como el pulmón verde de Tenerife. Una selva con una biodiversidad inabarcable donde aparecen pequeños caseríos de tradiciones antiguas ligadas a este entorno, que le han valido el reconocimiento de Parque Rural desde 1994. Estos son los lugares clave para tomarle el pulso a la jungla de Tenerife.



Configuración